Doctrina

¿Quién le paga al defensor de oficio? Algunas consideraciones.

Por el Dr. Juan Martín Atencio

1. INTRODUCCIÓN

El objetivo de este artículo es intentar delimitar y explicitar en la medida de los posible, la situación referida a quién le corresponde pagar los honorarios del abogado que es llamado a actuar en un proceso judicial como defensor de oficio.-

2. DEFINICION DE “DEFENSOR DE OFICIO”. NATURALEZA. FUNCION

Por defensor de oficio (de aquí en adelante D.O.) entendemos al abogado inscripto en la matrícula que por medio de un imperativo legal y un procedimiento preestablecido es designado para representar y ejercer la defensa en juicio de una persona que por determinadas características no tiene posibilidades de hacer valer sus derechos en el proceso por el cual se lo demanda.-

El término “defensor de oficio” se diferencia del término “defensor oficial” dado que este último, en el ámbito de la Provincia de Santa Fe, es un funcionario integrante del Ministerio Público, según ley 10.160 (arts. 143 y ss.)

El desempeñarse como D.O. constituye para los abogados una carga profesional, consistente en aceptar la defensa del caso que le fue asignado y desempeñarse en el mismo de manera idónea y acorde a lo establecido por el ordenamiento jurídico1

La presencia del defensor deviene ineludible a los fines de la adecuada integración de la litis y constituye un beneficio no solamente para el sujeto al cual representa sino también para la parte que lo solicita en orden a obtener el dictado de una sentencia útil.-

El D.O. es mandatario de la parte que representa y en el ejercicio de tal representación la ley no señala limitación ni distingo alguno2. Por lo tanto, su papel no se limita al de mero controlador del proceso , por ello, debe cumplir el responde todos los requisitos exigidos por la ley procesal a fin de obligar al actor a probar sus afirmaciones3.

3.- HONORARIOS DEL DEFENSOR DE OFICIO. GENERALIDADES

Está fuera de discusión que los servicios profesionales en general, se presumen onerosos en virtud de lo establecido por el art. 1627 del Código Civil nos dice que El que hiciere algún trabajo, o prestare algún servicio a otro, puede demandar el precio, aunque ningún precio se hubiese ajustado, siempre que tal servicio o trabajo sea de su profesión o modo de vivir…” y cae de maduro que “el abogado hace de su profesión el modo de vivir, y el honorario producido a su través se convierte en el ingreso principal que asegura su subsistencia y la de su familia, a la vez que posibilita su crecimiento humano, económico, intelectual y profesional”4

Por lo tanto la labor del abogado, que se desempeña como D.O., se presume onerosa. No existiendo norma dentro del ordenamiento procesal civil santafesino que disponga lo contrario.

En este sentido la Ley Orgánica el Poder Judicial de la Provincia de Santa Fe Nº 10.160 en su art. 312 determina que los abogados de la matricula están obligados a aceptar y ejercer “los nombramientos de oficio para la defensa de procesados pobres o de los que se negaren a nombrar defensor; pero podrán cobrar honorarios una vez concluida la defensa si sus defendidos adquiriesen solvencia, y a la parte contraria condenada en costas”. Si bien esta norma, en nuestra opinión, es únicamente aplicable a la defensa penal, ya que habla de “procesados”5 (en el ámbito civil no se procesa a la persona sino que se lo demanda) pobres o que se negaren a nombrar defensor; esto no ocurre en el proceso civil provincial dado que una situación semejante no genera el nombramiento de un D.O., el cual interviene en los casos en los cuales la parte demanda no tuviera domicilio conocido6,

No obstante lo dicho, esta norma es importante a los fines de hacer notar la intención del legislador que en la segunda parte habla del cobro de los honorarios del defensor dándole reconocimiento al profesional del derecho a una retribución por su trabajo; intención que creemos también es aplicable a los fines de la defensa de oficio en el proceso civil; ya que no parecería lógico discriminar de el derecho al pago de su trabajo al letrado que actúa en el ámbito civil con respecto al que lo hace en el fuero penal. En sentido coincidente con lo determina el art. 78 CPCC al determinar que el D.O. tendrá derecho a cobrar honorarios al rebelde.

Esto interpretación se ve fortalecida además al conjugarse con el art. 36 de la ley de aranceles 67677, que establece la protección del honorario profesional del Defensor de Oficio, el cual ejerce una función de igual índole que cualquier mandatario judicial, estando dada la causa obligacional de la percepción de sus honorarios, por la misma actividad que desarrolla.

Conjuntamente el art. 37 de la misma ley nos dice que la cuestión de los honorarios debe ser interpretada en todos los casos con criterio amplio y siempre orientado a proteger el trabajo profesional y a asegurar a los auxiliares de la justicia condiciones dignas y justas en el ejercicio de sus funciones8.

4.- ¿A QUIEN CORRESPONDE PAGAR LOS HONORARIOS DEL DEFENSOR DE OFICIO?

El debate en este punto se genera, principalmente, cuando el actor obtiene una sentencia total o parcialmente favorable a su pretensión, y el defensor no puede cobrarle sus honorarios a su representado dado que le fue imposible ubicar al mismo o es insolvente.

¿Deber ser el profesional quien soporte el hecho de la ausencia o insolvencia del demandado y por lo tanto no cobrar los honorarios que le corresponden por su tarea desempeñada en el cual fue conminado a intervenir?

A este respecto, nos parece conveniente incluir lo establecido, casi de forma unánime por nuestra jurisprudencia:

Sin perjuicio de la oportuna repetición del condenado en costas, los honorarios correspondientes a la Defensora de Ausentes deberán ser soportados provisoriamente por el actor; con lo cual no se afecta su patrimonio ni se agravia su derecho, atendiendo a la provisoriedad del pago que se le exige, permitiéndose de tal modo mantener incólume el derecho de retribución de quien hace profesión del abogar, sobre todo cuando se debe afrontar un pleito con su tiempo, esfuerzo y sapiencia por exigírselo un imperativo legal”

C. Civ. y Com. Rosario, Sala 3a., 12/10/78, Zeus, t. 16, p. J 200: este tribunal en «T., G.T.T. de c/ T., B.A. s/Divorcio vincular», 4/9/92 Zeus, t. 61, p. J 21)” y también C. Civ., C. y Lab. Rafaela (S.F.). 17.12.03. Barbieri, Sergio c/Abdullatif, Roberto y otro s/Ordinario.

Corresponde confirmar la resolución del a quo en cuanto refiere a que las costas devengadas a favor del defensor de oficio sean soportadas por la parte actora atento la naturaleza de la función cumplida por el nombrado, hasta tanto sea concreta y real la posibilidad de repetirlas de sus representadas (Zeus R. 14, pág. 397)”.

C. Civ. y C. Rosario, Sala 1ª, 24.10.03, Navarro, Marta c/Peláez de García, E. s/Escrituración.

Si toda la actividad procesal cumplida por el defensor de oficio lo fue en beneficio directo e inmediato del accionante, habida cuenta de que aquél carece de posibilidad cierta de percibir su retribución, es conveniente establecer que, sin perjuicio de la oportuna repetición del condenado en costas, las soporte provisoriamente el propio actor, sin que por ello se afecte su patrimonio, ni se agravie su derecho atento la provisoriedad del pago que se le exige, permitiendo mantener incólume el derecho a retribución de quien hace profesión del abogar, que por exigírselo un imperativo legal, ha debido afrontar un pleito con su tiempo, esfuerzo y sapiencia”.

C. Civ. y Com. Rosario, sala 3ª, 12/10/1978, Barulich, Antonio c. Mansilla, Aurora

 “La retribución del defensor de oficio impuesta al actor vencedor, no afecta a su patrimonio, ni agravia su derecho atento a su carácter provisorio y permite mantener incólume el derecho a retribución de quien hace profesión de abogar, impuesto por un imperativo legal”.

C. Civ. y Com. Rosario, sala 3ª , 12/10/1978, Barulich, Antonio c. Mansilla, Aurora

 “El actor, aunque sea vencedor en el pleito, cargará con las costas si la demandada se encuentra representada por un defensor de oficio”

C. Civ. y Com. de Rosario, sala 1ª, 12/05/1980, Fratamico, J. H. y C. Civ. y C. Rosario, sala 2ª, 26.05.04, Cogracop S.R.L. c/Simoncini, Pedro y/u sus herederos y otros s/Demanda ejecutiva.

 “…las (costas) generadas por la actuación del defensor de oficio, se impone que sean soportadas por la parte actora. En estos procesos, es la parte actora quien pone en movimiento la actividad jurisdiccional; es decir que el proceso se desenvuelve en interés del solicitante, y por ello es lógico que deba soportar los gastos que demandó la intervención del defensor de oficio, pudiendo eventualmente repetir lo abonado contra el propietario, en caso de que éste apareciera, ya que sobre éste pesará la calidad de vencido en costas (v. Zeus, T.24, Sec. Jurisp., p. J-76). En consecuencia, corresponde imponer las costas del presente, al vencido (art. 251 C.P.C.), sin perjuicio que la retribución del defensor de oficio sea soportada por la actora”.

Civ. y Com. Rosario, sala 3ª, 14/04/08, Luvatti Maria Alejandra C/ Luvatti Enrique Celso Antonio s/ declaración de ausencia con presunción de fallecimiento

 En el caso en que sólo media una sentencia que condena al pago de una suma de dinero pues en tanto ésta no se haga efectiva, no se justifica el pago anticipado de los honorarios del Defensor de Oficio por parte del actor aún insatisfecho en su acreencia, el derecho de aquél al cobro de sus honorarios deberá ejercerse con el privilegio que establece el artículo 36 de la Ley 6767, como gasto de justicia, sobre los fondos que el juicio pueda producir.

C. Civ. y C. Rosario (S.F.), Sala 2ª Integ. 25.02.03. López Franzini, Gilda c/Pajón, Graciela y otro s/Cobro de pesos.

 

5. CONCLUSIONES

 a) El defensor de oficio es al abogado inscripto en la matrícula que por medio de un imperativo legal y un procedimiento preestablecido es designado para representar y ejercer la defensa en juicio de una persona que por determinadas características no tiene posibilidades de hacer valer sus derechos en el proceso por el cual se lo demanda.-

b) La labor del abogado que se desempeña como defensor de oficio se presume onerosa.

c) Las costas devengadas a favor del defensor de oficio deben ser soportadas, provisoriamente, por la parte actora.

-----------------------------------------------------------------------------------------

 

 

1 El art. 78 CPCC le impone el deber de hacer llegar a conocimiento del rebelde la existencia del juicio, así como también apelar la sentencia dictada contra el rebelde.

2 C. Civ. y C. de Rosario, Sala 1ª, 30-8-74. Bango de Muñoz Benigna y otros c/Dodd de Usher Juana Inés y otros s/ Prescripción adquisitiva.ZEUS, T.3, pág. J-281.

3 Conf. C. Apel. Lab. Nº de Rosario “S., Raquel B. c/Servicios Empresarios Wallabies SRL s/Cobro de pesos.27/02/08

4 EGUREN, María Carolina y GARCIA SOLA, Marcela “La naturaleza alimentaria de los honorarios profesionales y su evolución jurisprudencial”. Boletín Zeus Nº 7509 el 06/09/2004. Doc. Nº00725

5 Procesado: Sujeto contra el cual se ha dictado un auto de procesamiento, anta la evidencia o prueba sde su presunta responsabilidad.uficiente de un delito (OSSORIO, Manuel. “Diccionario de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales”. 30ª Ed. Buenos Aires. Heliasta. 2004. P. 773)

6 Art. 78 CPCC: Notificada la rebeldía, el proceso seguirá sin dársele representación al rebelde, al cual se le tendrá por notificado de cualquier resolución o providencia, desde su fecha. Si no fuere conocido el domicilio, se le nombrará defensor, por sorteo de entre los abogados de la lista. En el primer caso, siempre que se decrete traslado al rebelde, se reservarán los autos en secretaría y las copias quedarán a disposición de aquél hasta el vencimiento del término, que se contará también automáticamente desde la fecha de la providencia que ordene el traslado o la vista. El defensor tendrá derecho a cobrar honorarios al rebelde y debe hacer llegar a conocimiento de éste, la noticia del pleito. Deberá asimismo, recurrir de la sentencia dictada contra el rebelde.

7 ART. 36 Ley 6.767: Los honorarios de los abogados nombrados defensores de oficio podrán hacerse efectivos con el privilegio de los gastos de justicia sobre los fondos que el juicio produzca. Los jueces regularán, en todos los casos, los honorarios que le correspondan, aunque se adeudaren derechos fiscales o aportes jubilatorios., los que serán deducidos oportunamente al percibirse aquellos, si la deuda fuere del defensor.

No se aprobará ninguna liquidación de costas en que no se los hubiera incluido. Si los fondos del juicio no alcanzaren a cubrir totalmente los honorarios se procederá al prorrateo de los mismos.

8 ART. 37 Ley 6.767: En caso de silencio, duda o oscuridad de esta ley, los jueces o tribunales arbitrarán las disposiciones aplicables, de acuerdo con el espíritu que la domina y fines que la inspiran. En todos los casos será interpretada con criterio amplio, orientado a proteger el trabajo profesional y a asegurar a los auxiliares de la justicia condiciones dignas y justas en el ejercicio de sus funciones.

 

 

 

Publicado el 26/03

14163 lecturas

Imprimir

Enviar a un Amigo

Ver todas las noticias

 

 

Comentarios

Encuesta

No hay encuestas abiertas

Últimos Videos

Ver todos